lunes, 17 de enero de 2011

Nódulo Sinusal

Pero al fin su corazón se transformó



...Lo que yo llevo a la humanidad es un regalo...


¿Se necesita pensar, cuando se camina descalzo sobre la arena a la orilla del mar?

 

¿Cuando saciamos nuestra sed con agua limpia y fresca?

 

¿Cuando escuchamos nuestra pieza musical favorita?

 

¿Necesitan las nacientes de agua en las montañas pensar para abrir sus causes y llegar al mar?

 

¿Necesitamos pensar en el momento de un beso puro e interminable?

 

Zaratustra estuvo 10 años de su vida sin pensar, hasta que por fin su corazón se transformó.

 

Este singular evento dentro de la historia de la filosofía contrasta de manera esencial y radical con más de 2 mil años de pensamiento, de idealismo platónico, donde el pensar fue la base de toda la filosofía.

 

Sin desdeñar lo controversial de la anterior aseveración y consciente que esta se inscribe en el centro del debate filosófico actual, seleccioné una serie de videos como aporte a esta discusión.

 

F. Nietzsche introduce elementos de afirmación existencial novedosos que los sistemas de filosofía tradicional no pueden abordar.

 

El DESPERTAR es uno de esos elementos, despertar como sinónimo de sentir con intensidad y con pasión.

 

Sentir y pasión que vibran en cada célula y cada órgano del ser vivo y del universo en una permanente danza e invitación e incitación a ella.

 

Si de algo tenemos que acusar al idealismo platónico es de su obstinada negación de la vida en el cuerpo y en el universo en aras de un ideal de ultramundo.

 

El idealismo necesita del cosificar y matar, es la dinamización de la muerte y la legitimación de esta como ser y como filosofía.

 

En la siguiente secuencia de vídeos se observará cómo nuestro corazón puede despertar si es que no está ya despierto. Cómo se sincroniza en la más ferviente de las danzas con la totalidad de la danza del cosmos y de la naturaleza.






Busqué una versión de esta pieza de Johann Strauss donde se enfocara principalmente los golpes sobre los platillos, bombos y timbales y encontré esta. La mayoría   de las grabaciones enfocan metales, maderas y cuerdas. Aquí se recrea con mucha claridad la similitud del proceso del nódulo sinusal cardíaco en la música, se da el rayo o la chispa en el platillo que ejecuta el percucionista y director de la orquesta y luego en el bombo y en los  timbales se escuchan los truenos, el viento, la lluvia, los demás fenómenos atmosféricos lo hace el resto de la instrumentación. Se le agrega a esta interpretación una buena dosis de humor.



Con esta edición deseo que todos caigamos en la cuenta que la filosofía, la música, la poesía y el arte en general no  son solamente para expertos o genialidades que puedan desarrollar o usufructuar estas materias. 
Estas facultades están en cada uno de nosotros en forma natural, para disfrutarlas y desarrollarlas. 
Las divisiones que se hacen entre la música y dentro de las demás artes entre una élite que tiene acceso y una masa que mira de lejos en esencia son ficticias y obedecen a estrategias y caprichos de dominación.

"...lo que yo llevo a la humanidad es un regalo."...


11 comentarios:

Gizela dijo...

Verde que te quiero Dilman
Preciosa tu entrada!!
Tus vídeos uno más bello que otro...pero el último, derrocha ternura!!!!
Es maravilloso observar la mirada de los niños.
En un principio tímidos, inseguros, y al final cuando sienten que de ellos mismos brota música, se les ver maravillados y felices.
Estoy contigo, cada día más desaparecen las divisiones y todo el arte más a la mano de los silvestres y pedestres...como yo jajajaja
Pero lo más importante es que ya se ha demostrado que los niños son potenciales artistas, y si los países, independientemente de partidos e ideologías, se cementan con políticas de estado,donde se desarrolla la música y todas las demás expresiones artísticas, de esos niños emergen genialidades y sensibilidades multiplicadoras que van cambiando las realidades existenciales del colectivo al que pertenecen
Nunca serán iguales las calles donde los niños crecieron aprendiendo a usar las armas, que las calles donde los niños crecieron aprendiendo música, pintura u otra inclinación artística.
Pero me alejaré de mi frustrada vocación de docente jajaja y te comentaré como aprendiz de poeta y de vida
Sentir, sentir, sentir!!!!!
Tal vez ese sea el nódulo sinusual del existir.
Sentir sin perder la capacidad de asombro ante la vida.
Sentir la poesía de la naturaleza en sus colores y aromas y con su música y dejarnos llevar por ella hasta convertirnos en uno solo.
Sentir el amor por la vida y por el otro. Ejercitarnos en la sensualidad
Practicar la existencia con sus diferentes matices, con la intensidad, con la pasión y con la entrega, que nos enseña el universo y la naturaleza, desde sus estallidos esplendorosos
Esplendorosos como los mensajes que brotan de tus entregas, tan vitales, tan cargadas de existencia ....
Mil besos inmensos Metaesteta

Gustavo Figueroa V. dijo...

Dilman:

Maravillosa entrada la que nos regalas con el mensaje central del arte al nivel del ser humano y sin exclusiones...un regalo para la humanidad, a la vez que un derroche de amor y de grandeza.
Los vídeos son geniales y aquí estamos recibiendo tu regalo "viejo Dilman".
Un abrazo inmenso mirando el sol cuando la aurora se insinúa bella y brillante.

ñOCO Le bOLO dijo...


· Nos haces un fantástico regalo. Cosa poco usual, he visto todos los 'vidrios'... no suelo tener paciencia como para acabarlos cuando son tantos. He disfrutado. Me quito el sombrero ante el MAESTRO del último.
· Comparto plenamente tus aseveraciones respeto al concepto de arte, algo creado por minorías como instrumento de elitista dominación intelectual sobre la población en general. El arte está en la calle, es de todos, es multidisciplinar... sólo hacen falta ojos para verlo.

· Saludos, maestro regalador

CR & LMA
________________________________
·

Mª Teresa Sánchez Martín dijo...

Totalemente de acuerdo contigo.
El arte es instrínseco del espíritu humano. Un manantial que todos poseemos y que, con tan sólo ser conscientes de ello, podemos hacer que brote un torrente de música, poesía, pintura... que sanarán nuestros mundanales pesares.

Saludos
Teresa

Clara dijo...

Zaratustra estuvo 10 años de su vida sin pensar, hasta que por fin su corazón se transformó.Qué chulo,la eterna dicotomia en la que se ha ensalzado el pensamiento.
Los videos un regalo....el arte curativo,la músíca cómo ese primer cordón umbilical. Te superas con cada entrada. Me voy a pasear con mis perros y simplemente me dejaré llevar.
Un abrazo grande

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Dilman,

Me gusta este texto porque contrapone la idea platónica de la existencia a la Realidad somática que vivimos todos. Quizá en eso resida la Decadencia de Occidente, en que, por influencia de Platón y también del Cristianismo, hemos sobrevalorado el alma, y tenido en descuido el cuerpo.

También me interesa mucho esa idea del existir sin pensar, en estado de letargo, como durmiendo, para luego poder despertar y maravillarse de todo lo que nos rodea.

Preciosa la música de Johann Straus, Bajo Truenos y Relámpagos: es una de las polkas que más me gustan.

Para esa inmersión y confusión con la Naturaleza madre, te dejo otra polka interpretada por la Filarmónica de Viena con los caballos de la Escuela Española de Equitación, danzando al son de la música. Es preciosa.

Te envío un abrazo, amigo Dilman.

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Dilman,

Acabo de leer el comentario que has dejado en el texto mío que habla del hombre que es un lobo y de los Prodigios de la Antígona de Sófocles. La verdad es que es un placer leer lo que tú escribes, cuando te pones a escribir desde el punto de vista de la Filosofía: la contundencia y la expresividad de tus palabras realmente me emocionan.

Como bien sabes, yo he leído a algunos, bastantes, pensadores del XIX/XX. Cuando uno lee a Ortega y Gasset, Karl Jaspers, Max Scheler, Martín Heidegger, E. Spranger, J. L. L. Aranguren, Xavier Zubiri, Julián Marías también, etc., es decir, los grandes exponentes del pensamiento de otros, además del suyo propio, uno disfruta de la solidez de su discurso, que discurre (valga la redundancia) de forma sólida.

Lo mismo tengo que decir de tí: hay comentarios tuyos que da gusto leerlos, porque, cuando entras en el terreno de la Filosofía, La Psicología, la Antropología, La Metafísica, etc., te pareces a uno de esos que he citado antes.

No es que yo quiera echarte flores, que no las necesitas: cuando escribo lo que acabo de escribir, estoy diciendo lo que realmente pienso. Es más: en este caso creo estar en la posesión de la Verdad de lo que digo.

Te envío mi Felicitación , mi Admiración, y un gran abrazo,

Antonio

pelicanopitekus dijo...

"Pienso,luego existo".
Estoy sin pensar,luego existo igual por que estoy.
¿De donde vengo?:De allá.
¿Para donde voy?.para allá.
¿Donde estoy?:Acá.

elena clásica dijo...

Mi querido Dilman:

Vamos a ver, que aquí hay mucho contenido profundo, concentrado, y creo que merece una reflexión en todos los simbolismos en estos hermosos guiños que nos lanzas.

"La gaya ciencia": "De nuevo nos iluminamos". Nosotros, los que somos generosos y ricos de espíritu, estamos al lado de la carretera como pozos abiertos y no queremos prohibir a nadie que saque agua de nosotros: desgraciadamente, no sabemos defendernos cuando quisiéramos hacerlo, y no podemos evitar que se nos haga incompresibles y oscuros, que esta época en que vivimos nos lance su temporalidad, que sus pájaros sucios nos arrojen su basura, los pequeños sus sinsentido y los caminantes agotados sus miserias grandes y pequeñas. Pero haremos lo de siempre: haremos un lugar en nuestro interior a cuanto se nos arroje, puesto que somos profundos, no olvidamos y de nuevo nos iluminamos...

Inciso del bufón: el autor de este libro no es un misántropo, pues la misantropía hoy en día es demasiado cara. Para odiar en toda su extensión y con toda la pasión al Hombre, con todo el amor que ellos supone, habría que renunciar a despreciar: y qué exquisita alegría, qué paciencia y bondad debemos a nuestro despreciar. Con nuestro desprecio somos los elegidos de Dios, nuestro hermoso desprecio es un derecho y un privilegio, es nuestro arte, nuestra virtud, de los más modernos entre los modernos... En cambio, el odio nos hace vernos las caras, enfrentarnos a un igual, en el odio hay honor y por supuesto miedo, ¡muchísimo miedo! ..."

Bien creo yo que este fragmento ratifique precisamente que el Arte en su dimensión genuina es un derecho del Hombre y un regalo, un don aportado.

Vayamos, pues a Zaratustra, el triunfo de la vida y de la pasión, un punto de conciencia única en el universo (también Erich Fromm) es cada Hombre, momento culmen de la creación:

Habla y balbucea así: «Éste es mi bien, esto es lo que yo amo, así me agrada del todo, únicamente así quiero yo el bien. No lo quiero como ley de un Dios, no lo quiero como precepto y forzosidad de los hombres: no sea para mí una guía hacia super-tierras y hacia paraísos.
Una virtud terrena es la que yo amo: en ella hay poca inteligencia, y lo que menos hay
es la razón de todos.
Pero ese pájaro ha construido en mí su nido: por ello lo amo y lo aprieto contra mi pecho, - ahora incuba en mí sus áureos huevos.»
Así debes balbucir y alabar tu virtud.
En otro tiempo tenías pasiones y las llamabas malvadas. Pero ahora no tienes más que
tus virtudes: han surgido de tus pasiones.
Pusiste tu meta suprema en el corazón de aquellas pasiones: entonces se convirtieron en
tus virtudes y alegrías.
Y aunque fueses de la estirpe de los coléricos o de la de los lujuriosos, o de los fanáti-
cos de su fe o de los vengativos:
Al final todas tus pasiones se convirtieron en virtudes y todos tus demonios en ángeles.
En otro tiempo tenías perros salvajes en tu mazmorra: pero al final se transformaron en
pájaros y en amables cantoras.


Ah, el águila ha de entenderlo. El sol al cual pertenecemos y el agua que se disuelve en nuestro cuerpo. Los poetas, ellos tienen la respuesta, he aquí Mirta Aguirre:

"Una criatura tiene su tamaño,
tiene su borde estrecho, su medida.
Y ha de haber para todos la tremenda alegría,
esa infinita dicha que es un derecho humano.
Ser feliz, amor mío, es como el aire, el agua,
algo para la vida."

Querido Dilman, es un placer disfrutar una y otra vez de tu altura intelectual, que en su dimensión inmensa se vuelve humilde y comparte.

Te envío un gran abrazo.

María dijo...

Una profunda reflexión en tu texto, amigo, el sentirse vivo, el estar despiertos, desde la vida, el renacer, y el sentir.

Saludos.

Penélope Sierra dijo...

He regresado a leer antiguas entradas, y es reconfortante ver y sentir todo lo que creas.

Te dejo un abrazo grande.