martes, 21 de junio de 2011

GLISSANDO...


Un tango…
de negro escotado
en lápiz labial cereza
y  tacones altos de mujer,
musita en mi cuello
las ternuras del amor
a ritmo de un cómplice bandoneón.
El giro de las estrellas
se pega en la ventana,
y entre los destellos
de las copas
se escapan en tropel:
el ansia de los besos,
la sed infinita de la piel.

Se levanta
la noche de tu vestido,
y desde tu cuello
hasta tus divinos pies
cabalga el fino hilo del vino,
mientras detrás,
glissando va
la llama en lengua viva
de mi deseo,
incendiando tus gritos,
abriendo tus enigmas
que anudan lentamente
todo lo que reclamas
como tuyo:
La totalidad de mi Ser.

Aristos Veyrud

7 comentarios:

Gizela dijo...

¡SEÑOR POETA!!!!!!!!!!!!!!!!
Imposible no resbalar circularmente entre la sensualidad erótica de este poema, una y otra vez, como en el eterno retorno...
En este Manual a Corazón Abierto para Poetas: Un capitulo que secuestra irremediablemente al lector del poema, glissando entre versos desde una escala descendente, cada vez más grave, pero al final devolviéndolo exactamente en el mismo tono que al principio:
El de la sensualidad amorosa en el estado más puro.
Palpita esta entrada con letras y música al ritmo de los eternos amantes que una y otra vez, descubren en el amor la esencia universal de la vida: El amor que no conoce de limites, el amor que en su egoísmo construye un trono de altruismo, el amor que nos convierte en dioses con capacidad de renacer y renacer y renacer, desanudando las amaras de la pasión para navegar en el mar de la auténtica existencia

A esta mujer, aprendiz de poeta...sólo le queda inclinarse ante usted SEÑOR MAESTRO POETA!!!!
y dejar un beso eterno glissando entre sus letras y su alma.

soylauraO dijo...

Es la sensualidad de un tango. Suena el 2x4 en la lectura de estos versos.
APLAUSOS.
http://enfugayremolino.blogspot.com/

Clara dijo...

Peazo poema¡¡¡,como decimos por aquí.Enrique Santos Discépolo, uno de sus máximos poetas, definió al tango como «un pensamiento triste que se baila».La sensualidad de tus versos nos deslizan por ese principio eterno que es el amor:Lo que más me gustaba de pequeña era observar en el tango los hombres lloran y hablan de sus emociones.Lo erótico es la danza,el espacio cerrado dónde no hay escapatoria y por supuesto las letras desgarradoras.
Un abrazo poeta...

Alma Mateos Taborda dijo...

Bello poema, sensual y amoroso, con versos de amantes como el mismo tango. ¡Brillante! Un abrazo..

Gustavo Figueroa V. dijo...

Aristos:

Con este poema te desnudas libremente en tu inmensidad de poeta y, para mi, es la confirmación de todo aquéllo que se de vos; la magia de tus palabras evoca el canto al amor, una suerte de desafío de los sentidos y un acertijo de la cotidianidad, estéticamente la belleza que acaricia y resbala por la piel conviertiendonos en artistas de lo sublime y llevandonos a las alturas a donde sólo llegan aquéllos cuya sensibilidad les ha preparado para beber de las mieles del amor y la pasión. Y un tango, ¡ay, un tango!, ese que es como un lienzo vivo que refleja el asombro y la forma del ser humano unidos en el más delicioso de los díalogos:la piel.
Tu poema es sencillamente genial!!!!
Te aplaudo ebrio de gozo y pronto a una copa de vino.

Alimontero dijo...

Estoy de pié aplaudiéndote!!
cómo me alegraría saber que, de un poeta, soy musa....wouwwwwwwwwww!!!
Un poema sublime,
un poema declarando amor y sensualidad,
un poema que canta el tango, lo vive y lo baila!!

Gracias Dilman....o Aristos???

Un gran abrazo para tí!
Gracias!

Ali

Myriam dijo...

Pués te glisaron las letras con muuuuuuuuuuuuuuuuucha sensualidad y deseo.

Saludillos de verano