jueves, 24 de marzo de 2011

SER Y PLACER II

ESFINteres y ESFINges
I
“Lo consultaré con la almohada”…
“La mente consciente es como la punta de un iceberg flotando en un mar de irracionalidad, caldo de cultivo de nuestros trastornos mentales y nutriente de nuestras más gozosas pulsiones.” S. Freud


Edipo y el enigma
Jorge Luis Borges


Cuadrúpedo en la aurora, alto en el día
y con tres pies errando por en vano
ámbito de la tarde, así veía
la eterna esfinge a su inconstante hermano,


el hombre, y con la tarde un hombre vino
que descifró aterrado en el espejo
de la monstruosa imagen, el reflejo
de su declinación y su destino.


Somos Edipo y de un eterno modo
la larga y triple bestia somos, todo
lo que seremos y lo que hemos sido.


Nos aniquilaría ver la ingente
forma de nuestro ser; piadosamente
Dios nos depara sucesión y olvido.


Un bebé tiene mucha más capacidad para llegar a ser un nadador que una persona adulta que ha adaptado su cuerpo y mente a tareas únicamente “terrenas”.
A un adulto le cuesta más aprender a escribir y a leer o aprender otro idioma que a un niño.
Igualmente los seres humanos perdemos muy temprano la capacidad de nadar y navegar en ese “mar de irracionalidad” que menciona Freud, pues las estructuras de las actividades abstractas de lo humano están adaptadas y sistematizadas a dispositivos mentales construidos desde hace más de dos mil años que temen y evitan salirse de esas normas universales pre establecidas para regular este universo de lo únicamente lógicomental.
Una de las denuncias cardinales de F. Nietzsche con relación al pensamiento occidental es su forma de dividir al mundo en un mundo ideal y en un mundo material, en un mundo terrenal y en un mundo espiritual, y cómo ese mundo ideal termina por imponerse esclavizando el cuerpo y reduciendo “…la ingente/forma de nuestro SER;/” en lo que Dios piadosamente nos depara en sucesión y olvido.

La sabiduría o forma de validación del ser en la antigua Grecia antes del platonismo era diferente luego de que este sistema fuera adoptado, y mucho más diferente un tiempo después cuando se fusiona con el judeo cristianismo(*) como pensamiento “universal”.
Bajo esta aparentemente inocente y útil fórmula se esconde la claudicación del ser humano como manifestación vital y de salud plenas:
La resta máxima a las cuotas del legítimo placer y al florecimiento genuino del existir.

El platonismo evolucionando hacia el idealismo en sus formas más complejas y sofisticadas implementa en definitiva la castración y la ablación de la vida en su manifestación humana.

En esta dicotomía ideal debemos sacrificar nuestras máximas cuotas de placer en aras de la angustia, la ansiedad, el miedo, la culpa, el dolor, la indolencia e indiferencia etc.
En aras de nuestra división entre cuerpo y espíritu.

Espíritu que contendrá y acaparará todos los mecanismos de nuestra voluntad y falsificará en su entramado de valoración toda afirmación sana de la existencia.

II

Edipo en un viaje totalmente inconsciente, mata a su padre y se casa con su madre no sin antes haber vencido y destruido la gran ESFINge, no sin antes haber pasado por este puesto de control. Al final cuando cae en la cuenta de todo presa de la culpa se arranca los ojos para autocastigarse.
En la edición anterior cité una interesante reflexión acerca del manejo y programación cultural de los ESFINteres.
Y es que así como biológicamente para poder vivir, la fisiología dispone de estos mecanismos para regular los procesos de asimilación y desecho, también el cuerpo posee mecanismos psíquicos semejantes para regular la asimilación y desecho de la información.
Mecanismos que al igual que los esfínteres pueden ser manipulados y programados de acuerdo a un interés cultural o social donde la escala de valores se puede corresponder a una forma particular de poder.
Mucho se ha hablado y estudiado acerca de este mito como PROHIBICION del incesto a tal punto que varios sociólogos y antropólogos ubican este hecho como hito para marcar el salto evolutivo entre lo animal y lo humano o como punto referencial para el nacimiento de la cultura.


También se menciona como punto de evolución biológica ya que las uniones para la reproducción de las especies no consanguíneas dotan a los nuevos seres biológicos de más y mejores herramientas de defensa tanto físicas como sociales.
Por ejemplo un ser humano nacido de dos ambientes culturales y de grupos humanos distintos tendrá la ventaja de heredar un sistema inmunológico mucho más rico con más variables de defensa, además de estrategias culturales. Teorías y mitos, para este caso, que funciona psíquicamente de igual manera que un esfínter, hay muchas.

III
Además había dicho que como unidades de vida al tiempo somos una especie de recipientes de placer.
Y que una de las maneras de despertar era darnos cuenta de este potencial como humanos.
Para terminar esta meditación-reflexión haré mención a una característica intrínseca que todo concepto, idea o principio mental basado en ellos debe tener: la seguridad o promesa de bienestar.
Y quiero llamar la atención sobre una relación que siempre ha existido entre el nacimiento de las ideas ya sea para bien o para mal que han sido decisivas en la historia de la humanidad o personal: la almohada y el trono, donde hay dos refranes que se le corresponden “…lo consultaré con la almohada” y “…por más alto que sea el trono siempre es el culo el que se sienta en él”. 

Me salto ese otro gran artilugio desde donde griegos y romanos hicieron surgir grandes avances para la civilización y otras actividades dignas de toda envidia (además de grandes desgracias conocidas para la historia que hoy todavía se lamentan): el triclinium. 

La almohada y el trono dos adminículos que proporcionan comodidad. 
Comodidad que ha de ser transmitida a lo decisivo de cualquier determinación en el curso de la vida de una nación o de una persona.

17 comentarios:

mateosantamarta dijo...

Realmente interesante esta meditación-reflexión, como tu la llamas. Volveremos a leer.
Un abrazo, amigo.
Te incluyo entre mis blogs preferidos o de amigos.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Aristos,

Buena reflexión, en la que no falta nada. Tenemos aquí la diferenciación entre lo Racional y lo Irracional, entre la Cultura y el Instinto, Dionisos contra Apolo, la desgracia del conocer frente a la Felicidad del No conocer. Cuando tratas un tema, amigo Aristos, lo haces de forma profunda y definitiva. No se te escapa nada. Eres como un águila que sobrevuela por encima de la Civilización y lo ve todo con perspetiva. Al final resultará que hay que volver a las mónadas de Leibniz, y considerar que todo forma parte de todo.

Mi Felicitacvión y un abrazo cósmico.

Antonio

ñOCO Le bOLO dijo...


· Es una delicia leerte. Uno sale siempre enriquecido después de haber devorado tus letras.
Tu corolario es una verdad de perogrullo y, desgraciadamente, muchas veces el hombre sólo consigo elevar el culo, que lo tiene situado en el cerebro.

· Un abrazo, artista

CR & LMA
________________________________
·

Gizela dijo...

MI QUERIDO ARISTOS VERDE Y TRECE
Anoche consulté tu entrada con la almohada jajajaja!!!!!
Me encanta esa fabula....Cuenta la leyenda que la Esfinge era un monstruo con rostro y voz de virgen, alas de pájaro y garras de grifo. Moraba en la cresta de una montaña próxima a Tebas y descendía a los caminos para tender emboscadas a los viajeros. Les atacaba de imprevisto, se apoderaba de ellos y, una vez subyugados, les planteaba oscuros y complejos enigmas cuyo conocimiento, según se decía, había adquirido de las Musas. Si los desdichados cautivos no podían resolverlos de inmediato, la cruel Esfinge los despedazaba sin misericordia mientras permanecían sumidos en la confusión y la duda. Como quiera que no se veía fin a esta terrible desgracia, los tebanos ofrecieron la soberanía de su ciudad al hombre que lograra descifrar los enigmas de la Esfinge, único medio de conseguir su destrucción definitiva.
La magnitud de la recompensa impulsó a Edipo a aceptar el reto. Hombre de gran sabiduría y capacidad de discernimiento, aunque cojo debido a graves heridas sufridas en sus pies, Edipo presentóse ante la Esfinge lleno de aplomo y presencia de ánimo. Al preguntarle ésta que animal nacía con cuatro patas, pasaba luego a tener dos y más tarde tres, para por fin, terminar de nuevo con cuatro, respondió sin dilación que se trataba del hombre.
Al descifrar el enigma, Edipo pudo dar muerte a la Esfinge, cuyo cuerpo, cargado sobre el lomo de un asno, recorrió las calles de Tebas entre los vítores y la alegría del pueblo que aclamaba al héroe como nuevo rey.

Gizela dijo...

Desde esta bella fábula se han tejido teorías para tratar de explicar la relación del hombre con el hombre, con el otro yo, con la naturaleza, con la ciencia
Los enigmas de la Esfinge comportan siempre una doble posibilidad: el aturdimiento, la laceración del entendimiento y del ser, si no se logra su resolución o, por el contrario, la generosa recompensa de un reino si el éxito acompaña a quien a ellos se enfrenta.
Ciertamente el espíritu libre del hombre se enfrenta constantemente con la esfinge creada por la civilización y en cada encuentro el reto es vencer el enigma y encontrar el verdadero reino en una feliz existencia equilibrando el espejo interno con su entorno, rescatando el derecho a su individualidad de los instintos naturales, a la sensualidad, la belleza y el amor, sobre la concepción tribal que lo encierra entre sus propios barrotes en una inmensa y entrabada jaula: el miedo a vivir ,pensando siempre en la muerte como cobradora en el más allá , o como una vida entregada meramente a la resignación y a la contemplación
Culpas, pecados, ideologías, frustraciones, tiene un residuo inmenso de la Esfinge que espera en la cresta de la montaña para devorarlo a menos que no resuelva su propio enigma: la mala conciencia, de un entramado cultural que condiciona su intimo Ser, impidiéndole armonizar sus instintos naturales con la lucha, con el riesgo, la aventura, la pasión. Ergo: CARPE DIEM
Creo que lo primordial es entender que la vida tiene sentido por sí misma y no hay que buscarle otro sentido fuera de ella, es inteligible en sí misma: Y nosotros para vivirla plenamente debemos aceptar que somos un continuo transformar sin final. Somos Apolo y Dionisio, y nuestro Apolo nunca podrá presidir de Dionisio
Para llegar al ansiado SER, hay que haber transitado por un verdadero HABER SIDO
Hacer de nuestra existencia un arte, alejándola de los dogmas-barrotes. El arte acepta lo que hay de problemático en la vida, el arte transforma las cosas, la debilidad en fuerza, la impotencia en poder, el odio en amor, los grises en colores
Un beso grande Metaesteta...ha sido un verdadero placer, haber dormido con tu edición en la almohada

Clara dijo...

Lo consultaré con la almohada...El viaje que nos regalas esta lleno de:principio del placer con esos bebes columpiandose en el agua,Nietzsche esboza esa división que seguimos viviendo.El camino de Edipo hasta llegar a la Esfinge fué arduo y doloroso y el saber no era suficiente.El incesto marca ese antes y ese después. No sé como lo haces.Analizas,vas y vuelves.Prometo que lo pensaré y consultaré con la almohada.
Un abrazo grande

Gizela dijo...

Mi Aristos Veyrud
Retorné a ver y escuchar tus vídeos
Preciosos!!!!!
Y escuchando el último, Feste Romane by Respighi, vi el vídeo que recrea el nacimiento!!!!!
Se siente espectacular!!! jajajajaja
Pensándolo bien, las mujeres poseen el esfinter más hermoso e importante...el que "sale" la vida!!!!
Más besos!!!!!!

María dijo...

La mente humana es pensamiento, imaginación, emoción, frenesí, vida, lloro, y hasta locura, es morir para volver a renacer, es sentir, para volver a morir, la mente humana es el cultivo de la vida de una persona, es incluso el corazón que piensa, siente y late desde la razón.

Saludos.

elena clásica dijo...

Mi querido Aristos:

Subyace en esta entrada el tema fundamental de la programación directa a nuestro cerebro y con él a la vida. Todas las palabras que forman parte de nuestro mundo, nuestra familia, entorno, cercanía, son la realidad. Nuestro círculo a su vez forma parte de un mundo con unas ideas preestablecidas, y no solo su presente sino que la misma actualidad procede de una serie de recuerdos atávicos que nos dibujan la imagen completa, más allá de la cual no parece que podamos ver nada. Ideas preconcebidas y el lenguaje para apuntalarlas, más allá la Nada, el vacío, el infinito, la angustia, el sinsentido... no, más vale no mirar, son advertencias clásicas:
no pretendas ser Dios, mira lo que le ocurre a Prometeo, mirad sino a los antihéroes románticos como el monstruo de Frankestein: no mires a los ojos de Dios, humíllate ante él, pues Él es Todopoderoso.

Pero hete aquí que aparece la figura subversiva, rebelde, el gran rompedor de costumbres, de estereotipos, de estructuras mentales y dice:
Dios ha muerto.

¡Está bien! ¡Silenciemos al loco! Problema solucionado.

Ahora bien, se insinúa la figura del psicoanalista austriaco, algo se escapa a nuestros preceptos, a nuestro consciente ordenado y racional: no podemos sujetar la parte subconsciente que bulle en su escondite y muestra instintos en estado puro, sueños que escapan a las palabras y a la lógica.

El Tiempo visto como piedad es un concepto revolucionario de Borges, pues lo hemos considerado siempre una condena y quizá sea únicamente piedad de nuestro Dios. ¿Qué ocurrirá cuando asumamos nuestra voluntad de poder y vislumbremos pasado y futuro en el mismo momento presente?

Escuché a Eduard Punset en una de sus geniales entrevistas de su programa "Redes", comentar como tenía la costumbre de preguntar a su nieta cuando volvía del colegio:
"¿Cuánto has desaprendido hoy?"
Será cuestión de desaprender tantos esquemas absurdos que jamás nos habíamos cuestionado como falsos.

En esta asunción de nuestra voluntad de poder, seguiré tus dulces escritos y tus valientes palabras, querido filósofo y poeta.
Un gran abrazo, mi admirado Aristos.

Humberto Dib dijo...

Hola, Aristos, estoy visitando blogs que aparecen en los de amigos. Éste me pareció muy bueno, voy a quedarme por aquí como seguidor, si me permites.
Si tienes ganas (sólo si tienes ganas), te invito a pasar por el mío.
Un saludo desde Argentina.
Humberto.

www.humbertodib.blogspot.com

Folhetim Cultural dijo...

Olá passo pelo seu blog para convidar você a visitar o meu, que é dedicado a cultura. De segunda á sexta feira noticiário cultural, aos sábados, 9 da manhã minha coluna poética e ás 5 da tarde Chá das 5 sempre com uma participação especial. Irei aguardar sua visita lá. Abraços sucesso em seu blog. O endereço é informativofolhetimcultural.blogspot.com

Magno Oliveira
Twitter: @oliveirasmagno ou twitter/oliveirasmagno
Telefone: 55 11 61903992
E-mail oliveira_m_silva@hotmail.com

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Comentario que he dejado en mi blog, en contestación al tuyo, amigo Aristos, referente a la Religión Romana:

Amigo Aristos Veyrud,

Me ha encantado y me ha gustado tu comentario. En efecto, leyéndote, me he dado cuenta de algunas cosas que, hasta ahora, tal vez me pasaran desapercibidas.

Comparto la opinión de que toda Religión es un trato comercial, con la diferencia de que en la Religión Romana, y Griega, el trato con los dioses era de igual a igual, y en las Religiones Monoteístas el trato es de Amo con Esclavo, como bien afirma nuestro común amigo Don Old Nick. Es una diferencia fundamental, porque el Cristianismo, pongamos por caso, se basa en las Relaciones de Miedo y Esclavismo: Dios hace lo que hace y no es responsable ante nadie, ni nosotros tenemos Derecho a nada. Contrariamente sucede en otro tipo de Religiones, en las que Ciertos Rituales o Sacrificios te garantizan el éxito de conseguir lo que pretendes.

En el Cristianismo Dios no está obligado a nada. Es por eso que es una Religión de Esclavos: en la esclavitud el Esclavo no tiene ningún Derecho.

No comparto la idea de que actualmente existan pueblos sin Religión. Creo yo que la Religión es necesaria para la Supervivencia de la Especie, porque está dentro de la Genética. Es a lo que nos ha llevado el proceso de Civilización y Cultura. Dios está siempre presente, de una forma o de otra. Incluso los ateos creen en la No-Existencia de Dios.

Lo que, a mi entender, pasa con esos pueblos que tú dices que carecen de Religión es que ésta funciona y existe de forma enmascarada, con los nombres cambiados. En las Sociedades presuntamente laicas de ahora, fíjate cuántos dioses hay, entre otros:

El Dinero, la Fama, el Poder Político y Económico, los Ídolos de cada uno (Cantantes, Deportistas, Actores de Cine, etc.), el Culto al Cuerpo, la Separación de Sexo y Amor (una Divinidad hermafrodita y aberrante), la Pretendida Normalidad de lo que no es Normal, los Políticos (a los que permitimos que salten a las bravas la imposiciones que conlleva la Crisis), etc., etc.

Resumiendo: si un determinado individuo, llámese Ministro, Diputado, Rey, Príncipe, o lo que sea, cobra docenas de veces más que cualquiera de nosotros, y nosotros lo aceptamos y lo permitimos, sin protestar, es que lo estamos haciendo funcionar como si de un Dios se tratase, en una moral, claro, que reconoce la existencia de Amos y Esclavos.

Éste es el motivo por el que yo comenté que prefiero la moral de los Guerreros, porque el Guerrero se lo tiene ganar todo.

Es muy interesante, amigo Aristos, disertar contigo.

Te envío un gran abrazo,

Antonio

Aristos Veyrud dijo...

Amigo Antonio le agradezco su respuesta a mi comentario y a la vez hago caer en la cuenta que no menciono pueblos sin religión sino religiones sin dioses o sin dios, es decir hago notar la existencia de religiones no teístas. Pero ya que menciona esa relación de pueblos sin religión hay varios estudiosos del tema que afirman que ese corte de lo humano con el universo, ese divorcio entre lo social y la naturaleza es una manifestación de la irreligiosidad de la humanidad ya que religión implica religarse, ligarse al universo, a la naturaleza y a la misma humanidad lo que evidentemente la mayoría de la humanidad no hace ni practica, pero en cambio practica la superchería con un mundo y un ser ideal fuera de este mundo o que solo a veces se aparece y actúa mediante ruegos y la autohumillación y el sacrificio. O en su defecto con ese fatuo simbolismo e idolatría que usted menciona a manera de estructura espiritual del consumismo.
Resalto su mención a esa humillación a que debe someterse el fiel de las religiones monoteístas, la que se multiplica en la mujer, las principales religiones monoteístas y otras se basan y esencializan la humillación femenina de principio a fin, ser mujer y ser fiel de alguna de estas religiones solo se explica por el desconocimiento de las lecturas de sus libros "revelados" o indiferencia a lo que allí se menciona respecto de ellas.
Como ve el tema que tocó da para bastantes reflexiones, tema más que importante pues de por medio está la salud de la misma humanidad y del planeta.
Mis saludos amigo Antonio!!!

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Aristos Veyrud,

Muchas gracias por tu comentario, el segundo, al que nada tengo que objetar. Como diría, y ya dijo alguna vez, nuestra Querida Elena Clásica, todo es cuestión semántica de las palabras que utilizamos. Yo, efectivamente, leí pueblos sin religión y tú habías mencionado religiones sin dioses. Claro que yo leí mal, y no es lo mismo. Cuando yo hablo de la necesidad innata en el Ser Humano de tener algún tipo de Religión, de creer en algo Superior, me estoy refiriendo a épocas anteriores al siglo XXI. Todos estamos de acuerdo en que entre finales del XX y los comienzos del XXI se están produciendo fenómenos que rompen con la tradición milenaria que conlleva nuestra Civilización.

Me temo yo que las máquinas y la tecnología se están apoderando del Ser Humano ya, y estamos empezando a ser ya esclavos del monstruo que la Civilización, la Ciencia, los Avances Tecnológicos han creado, de forma que ya se puede vivir sin creencias conscientes en Seres Superiores, en la seguridad, claro, de que la Ciencia y la Tecnología lo son todo y pueden con todo, idea ésta que un Filósofo del XIX y anteriores jamás hubiera aceptado, porque el Hombre, si no cree en algo Superior a él, se queda sin el motor que hace que avance hacia delante.

Insisto: me parece que ya estamos en los comienzos de una nueva Cosmo-Concepción en la que el Ser Humano, bajo la apariencia de ser un Ser Superior a todos los precedentes, se esta convirtiendo en un auténtico esclavo, no ya de un Amo que se considerase superior, sino en Esclavo de sí mismo.


Esto daría para largas discusiones que son difíciles de manifestar por escrito. En cualquiera de los casos, siempre resulta muy enriquecedor y estimulante compartir ideas contigo, aunque sea con alguna discrepancia.

Te envío, amigos Aristos, mi admiración, mis respetos, y un gran abrazo,

Antonio

María dijo...

No has vuelto a escribir nada, pero te deseo un feliz domingo de primavera, lleno de luz.

Un beso.

soylauraO dijo...

Para analizar. Interesante reflexión.
http://enfugayremolino.blogspot.com/

Pablo Fernando dijo...

Bueno me cayó de perlas este blog , siempre he considerado a la Filosofía como un motivo casi imprescindible para seguir conociendo más de lo que nos rodea y de lo que somos, supongo soy aparente con tu espacio y me quedaré por aquí , gracias por tu comentario Aristos .

Un abrazo.